Los cambios de Fognini | Argentina Open ATP

Los cambios de Fognini

José Perlas, coach del italiano, nos cuenta cómo lo convirtió en un ganador.
Por Uri Stilman
 
Buenos Aires, 15 de febrero de 2014.-  “Antes era un poco vago”, decía Fabio Fognini, medio en broma medio en serio en entrevista con argentinaopenatp.com, previo al desembarco en Sudamérica. El italiano certificó que sus días de sacrificios pagan dividendos sus victorias en Copa Davis y el título en el Royal Guard Open de Viña del Mar. Es el jugador del momento en el polvo de ladrillo. Desde julio pasado, ganó 22 de los 23 partidos que jugó, perdiendo apenas la final de Umag contra… Tommy Robredo.
 
Justamente será el catalán su rival en la primera semifinal de la Copa Claro, desde las 14. El mapa de Fognini cambió notablemente en el último año. Y gran parte del cambio, llegó con el nuevo equipo de trabajo.
 
Comandado por José Perlas, el italiano ganó sus primeros tres trofeos en ATP, además consolidarse como uno de los mejores en tierra. “Tendrías que haber vivido con nosotros estos dos años para que se pueda plasmar lo que”, dice Perlas, para graficar lo que pasó desde julio de 2012.  “Lo primero que hay que comprender es qué hay detrás de este muchacho. Yo no creo que haya sido vago, como te dijo, porque no lo es. Lo que ocurre es que cuando alguien no encuentra alguna salida al objetivo que estás buscando durante un tiempo quizás se convierte un poco en desidia. Se crean dudas y eso hace que a la hora del trabajo todo se le haga un poco más duro”, comienza el español, que también fue técnico de Carlos Moyà y Guillermo Coria, entre otros.
 
Perlas se ganó la confianza de Fognini y poco a poco fue haciéndolo más permeable. Sus instrucciones llegan sin filtro ya. Hay una simbiosis de equipo ganador, que se demuestra en resultados. Pero no siempre fue así. “Principalmente fue leer qué es lo que le provocaba a él, de qué es capaz de conseguir resultados y ser mejor de lo que hasta ese momento había sido. Eso suele pasar con jugadores que generan mucha expectativa. Por ejemplo en Italia había mucha presión sobre lo que podría conseguir, eso pasa en Francia también, donde hay grandes jugadores que aparecen muy jóvenes y generan mucha expectativa. Todos marcan un ranking, unas metas exteriormente en las cuales deciden por sí mismo lo que el jugador debería ser. Entonces, se pierden en el camino que hay que recorrer para llegar hasta ahí. Nadie les habla de cómo llegar”, describe Perlas. 
 
Con el diagnóstico claro, fue momento de intervenir para cambiar el rumbo. “Lo que hemos tratado de hacer fue conocernos bien, sabíamos que tenía calidad en el juego, pero queríamos ver si todavía estaba ahí. Confirmamos que la calidad está, pero con la calidad hoy no se logra nada. Sirve, tal vez, para en un momento complicado como recurso no como para vivir de ella directamente. Entonces, esa genialidad es buena, porque te permite en menos plazo de tiempo adquirir una serie de automatismos necesarios, imprescindibles para llegar a niveles superiores”, explica el coach.
 
El método Perlas no da resultados de la noche a la mañana. Es parte de un proceso casi formativo. “Eso lo calmó, le abrió puertas y pudimos añadir estructuras técnicas, tácticas… También la inquietud que le generó a él para darse cuenta de que hay que hacer un trabajo más cuantitativo y de calidad en físico. Esto no es teoría, no es hablarlo ni escribirlo, esto es el trabajo del día a día”, anuncia. 
La calidad estaba, la disposición al trabajo había mejorado. Dos pasos adelante para Fognini. Al mismo momento también llegó el balance psicológico. De eso se ocupa Ana Puente, la esposa de Perlas. “Creo que la diferencia hoy tiene más que ver con lo mental –declaró Fognini en Stuttgart, su primer triunfo-. Y en eso le debo mucho a la esposa de José, que es mi psicóloga. Trabajamos muy bien y me ayudó mucho". Puente tiene su consultorio en Barcelona, la base de operaciones del team Fognini. Tiene experiencia en el trato con tenistas y sabe cómo llegarles. “Mi esposa me ha ayudado directa o indirectamente con todos los jugadores que he tenido. Por la suma de experiencia, el trabajo con ella es muy fluído, ella no es extraña al tenis y ya sabe qué es lo que el jugador necesita. Además, yo le transmito lo que creo que nos ayudaría para mejorar y ella lo hace en su campo, que es la psicología, ayudarle con las herramientas que cree necesarias, en la dosis oportuna. Cuando estamos en la ciudad tiene sus consultas personales y otras veces, cuando estamos de gira, se conectan por teléfono, correo electrónico o Skype, manteniendo una relación coordinativa conmigo”, se expande el técnico.
 
Lo mismo ocurre con el preparador físico, el  Javier Capitaine, con quien Perlas trabaja hace años. “Con pocas semanas, hacemos un trabajo directo y producimos esos ejercicios específicos que nos ayudan a mejorar puntualmente un aspecto”, describe el ex entrenador de Nicolás Almagro y Juan Carlos Ferrero. 
 
Fotos: Roberto Castro / Prensa Copa Claro.